Rutinas de mañana para pelo afro y rizado

Patricia

Patricia

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
Patricia

Latest posts by Patricia (see all)

Generalmente se da por hecho que esta rutina de mantenimiento diario / rutina de día es algo sencillo de llevar a cabo, sin embargo es uno de los temas que más me suelen consultar, y no solo por parte de principiantes…

Cuando se habla de rutina la información existente se enfoca mucho en el “wash day” o  ritual de lavado, acompañado del tratamiento o mascarilla para complementar, y del estilizado y/o los  estilos de protección realizados como parte final.

Dejando un poco de lado a lo que pasa en los días posteriores: el mantenimiento diario, la verdadera rutina del día a día.

¿Qué es lo correcto para una rutina de mañana?

La base correcta está en tratar de entender lo que necesita tu pelo, y dárselo. Además de conseguir que su aspecto luzca como a ti te gusta.

¿Cuáles son los pasos principales?

No hay una norma fija, puede ser que necesites re-hidratar, o solo acomodar el pelo, o tu estilo protector tan solo requiera un poquito de spray humectante cada dos días, o por tu ritmo de vida lo tengas que lavar a diario….

Lo más habitual o “pasos de manual” es hidratar, sellar, dar estilo, pero no es una regla.  Depende mucho de cada cabello, de su estado de salud, del estilo que se lleve, del clima, estilo de vida de la persona etc.

Mi rutina es escasa vs. mi rutina tiene demasiados pasos

Si tu rutina te funciona, no importa el número de pasos que hagas.

Aunque siempre por practicidad y ahorro, se recomienda que sea simple, rápida y necesite el menor consumo de productos posible.

 

Rutinas de mañana para pelo afro y rizado

Lo mejor para hablar de rutinas es contar con ejemplos reales, por eso te traigo 10+1 rutinas compartidas por 10 voluntarias; entre ellas vloggers/bloggers, seguidoras, amigas, y parte de mi staff. (¡¡<3 gracias a todas!!)

Continuar leyendo


Hablemos sobre hidratar y sellar

Patricia

Patricia

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
Patricia

Latest posts by Patricia (see all)

No se si será tu caso, pero durante mi época escolar, sin importar las notas finales que hubiese sacado, no había verano en el que me librase de hacer repasos de todo lo aprendido durante el curso.

Durante estos próximos meses de verano, en este blog también habrá “repaso de verano” con nuevas publicaciones diferenciadas con el título “Hablemos sobre…” en las que se tratarán los temas más básicos sobre el cuidado y mantenimiento del pelo afro.

Feliz veranito 😉

 

Que nuestro tipo de cabello necesita MUCHA HIDRATACIÓN, no es ninguna novedad.

El pelo afro es seco por naturaleza puesto que las glándulas sebáceas son más pequeñas y segregan poca cantidad de sebo, además la forma curva de las hebras dificultan que estos aceites naturales se extiendan a lo largo de ellas. Lo que lo favorece a que se deshidrate  facilmente y se vuelva más frágil que otros tipos de cabello.

Por eso nuestro cabello necesita un cuidado específico y regular de hidratación. Para aportar aquella que de forma natural carece.

Los enredos, la falta de brillo, la sequedad, el tacto áspero, las puntas abiertas, la rotura, el encrespamiento excesivo, la falta de definición son problemas bastante frecuentes cuando el pelo no está bien hidratado o estamos realizando algún paso incorrecto en su mantenimiento diario, que generalmente suele interferir de forma directa o indirecta con su nivel de hidratación.

¿Cómo y con que productos podemos hidratar el cabello?

  • Agua. No es necesario meter la cabeza bajo la ducha cada día, a no ser que te guste hacerlo o coincida con tu día de lavado o co-wash. Por lo general es suficiente con humedecer el pelo con un atomizador con agua para darle su ración de hidratación.
  • Leave-in líquido (acondicionador líquido hidratante sin aclarado). Indicado para la misma función que al atomizar con agua, además de recibir los beneficios de los ingredientes que contenga el producto. Hay muchísimas marcas comerciales, como ejemplo se me ocurre el Revitalizing Leave-In de Jane Carter Solutions, y también se pueden utilizar versiones caseras con mezclas de agua con acondicionador /aceites / ingredientes humectantes (encontrarás muchas ideas en el post: ¿Qué contiene tu botella de spray?).
  • Crema acondicionadora sin acalarado o Leave-in. Son cremas hidratantes para el pelo. Se pueden usar sobre el cabello húmedo o seco. Normalmente este producto se suele aplicar después de haber hecho cualquiera de los dos pasos anteriores. Además de agregar hidratación, suele aportar otras funciones –depende de los ingredientes y “gustos” de tu pelo- como suavidad, manejabilidad, facilitar el desenredado, según su aplicación, en seco o en húmedo, mejorar el aspecto, pudiendo lograr menos encrespamiento y mejor definición de los rizos.  Va bien la aplicación sobre el cabello en seco cuando es necesario hidratarlo llevando estilos en los que se ha modificado temporalmente el patrón del rizo (por ejemplo twist outs/ braid out/ blow out/ alisado con calor) y no se permite agregar agua o un producto muy líquido por que lo haría encoger, desbaratando su forma.

 

hidratar y sellar pelo afro
Continuar leyendo


Mi Regimen para Otoño-Invierno

Patricia

Patricia

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
Patricia

Latest posts by Patricia (see all)

Aunque este año está haciendo un otoño bastante cálido,  a medida que avanzan los días ya no es tan apetecible salir de casa con el pelo húmedo, especialmente en los amaneceres y atardeceres,  y eso de tener que esperar horas y horas hasta que se  todo el afro se seque por completo, llega a hacerse muy pesado.
Durante todo el  verano el uso del agua  ha sido muy beneficiosa para mis rizos, !les encanta el agua!, así que  en cuanto empieza a hacer calor me vuelvo  co-wash/wash & go  adicta, haciendolo de modo diario, o interdiario. Cuando no, suelo mojarlo bajo el grifo de forma libre. En cualquier caso, dejando siempre que se seque al aire.

No puedo decir lo mismo en cuanto llegan los primeros fríos…  tras varios inviernos presentando muchas puntas abiertas, eso  de salir de casa con la cabeza húmeda, se acabó, tanto para la salud de mi pelo, como la mía en general.

El año pasado ya moderé la cantidad de lavados semanales y experimenté menos mucho menos rotura y puntas abiertas que los inviernos anteriores ( exceptuando el episodio donde la peluquera me abrasó el pelo) . En vista de que no me fué tan mal, este año seguiré esta rutina, con leves cambios.

 

Lavado:

Durante todo el verano he estado lavando mi cabello cada 7 u 8 días,  actualmente  no tengo ningún champú que me emocione especialmente y me he marcado como prioridad gastar todos los champús que tengo (la mayoría contienen sulfatos) , antes de ponerme a la búsqueda de otros nuevos sin sulfatos.

Durante el  invierno, salvo que note que los sulfatos me resecan en exceso el cabello y/o cuero cabelludo,  seguiré con esta frecuencia de lavado semanal, pudiéndolo ampliar  hasta 10-12 días.

Pre-Poo:

Como preveo que voy a estar una larga temporada usando champú con sulfatos, trataré de hacer pre-poo siempre.

También mientras duren los meses fríos aprovecharé para hacerme algunos  baños con aceite caliente antes del lavado.

Co-wash:

Aquí el cambio más drástico de mi régimen invernal, ya que voy a reducirlo considerablemente.

Lavaré el cabello con acondicionador solamente cuando realmente lo necesite, en principio  puede ser una vez a la semana (más o menos hacia la mitad de la semana) o cuando mis rizos presenten un aspecto descuidado, reseco o presenten excesivos enredos.

Hidratación:

Cada día, mañana y noche.

Como hidratación diaria iré alternando mis mezclas en spray hechas con acondicionador disuelto en agua y otros ingredientes con alguno de mis leave-ins favoritos.  No se si es cosa mía,  pero en invierno me gusta más usar leave-in por que noto que el cuero cabelludo me dura más tiempo limpio. Y en estas fechas frías cualquier producto que me evite lavados extra, para mi es un plus.

Uno de mis leave-ins favoritos con el que repito este invierno es el Giovanni Direct Leave In Conditioner, y como segunda opción SheaMoisture Organic Coconut Hibiscus Curl and Style Milk  (pendientes de review).

En cuanto a acondicionadores normales, cualquiera de mi selección “low cost”  me da buenos resultados (podéis verlos aquí y aquí).

Sellado:

Durante la primavera y verano he precindido de este paso.

A medida de que el frío se hace más duro  más notorio empezaré a sellar antes de salir de casa por las mañanas.

En esta época opto por  aceites de textura gruesa, que al ser más oclusivos retienen mejor la humedad en el pelo,  como favorito,  uso mucho el aceite de ricino (le añado unas gotas de aceite esencial de naranja dulce, por que su olor no es especialmente bueno), y como reciente descubrimiento la manteca de karité batida, que además me resulta muy buena para fijar  twist.

Mascarillas y tratamientos diversos

Suelo usar tratamientos hidratantes caseros o comerciales 1 vez a la semana, dejándolos actuar mínimo 1 hora,  coincidiendo siempre con el día que me lavo el pelo con champú.

En ocasiones,  uso mascarilla 2 veces por semana, haciendo tratamintos cortos de 10-15 min (no necesariamente uso champú las dos veces).

Como proteína uso queratina con calor,  no tengo una frecuencia fija de uso.

Prácticas generales

Nunca salir de casa con el cabello húmedo. En este aspecto tendré que planificarme  para darle tiempo a que mi pelo se seque por completo antes de salir a la calle o bien secar con secador, a temperatura baja junto con un protector térmico.

Peinar y desenredar siempre que pueda con los dedos. En realidad es una práctica que ya llevo haciendo sobre 2 años. Solamente uso cepillos y peines en los casos en los que presento enredos dificíles de deshacer con las manos o cuando algún estilo lo requiera.

Usar estilos de protección, personalmente no tengo mucha habilidad ni paciencia para hacerme peinados que a la vez sirvan como estilo de protección. Pero dentro de mis limitaciones, suelo hacerme twist o trenzas de grosor medio, así como moños y recogidos que salvaguarden las puntas, y me eviten manipular el cabello durante unos días. Además suelo llevar muy a menudo gorros, boinas de lana y pañoletas.

Como siempre,  sigo manteniendo a raya el uso de  siliconas y aceites minerales.

Queda prohíbida la glicerina, al menos en las mezclas caseras. En teoría los inviernos en mi cuidad son húmedos y no tendría por que generar problemas en mi pelo, pero usando este ingrediente nunca se como acertar, por que un día me va de maravilla como que otro me deshidrata todo el pelo.

 

 


Cabello afro natural ¿esclavitud placentera?

Patricia

Patricia

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
Patricia

Latest posts by Patricia (see all)

Llevo varios días reflexionando sobre mi pelo, mis hábitos de cuidado y sobre los cuidados del cabello natural en general.

No cuento otros periodos de mi vida en los que he sido natural, por que apenas me cuidaba el pelo por falta de conocimientos y por que no era feliz con el.
Pero si que valoro las etapas en las que he llevado el pelo alisado y mi ultimo año y medio con el cabello actual.

Cuando hablo con algunas seguidoras que actualmente llevan su cabello natural tras haber pasado muchos años usando relaxers o texturizadores, la mayoría afirman que desde que dejaron los químicos se sienten más libres, menos esclavas de su pelo y menos esclavas con su cuidado, más identificadas con sus rasgos raciales.
Personalmente comparto estos puntos, pero de aquí a un tiempo, exceptúo uno.. la esclavitud con el pelo y sus cuidados.

Yo cuando lo llevaba alisado, no me lo cuidaba excesivamente, pero siempre había unas pautas a seguir, unos gastos fijos y unos productos especificos que no podían faltar.

*Crema para alisar o ir cada 8 semanas a la peluquería a hacerme el proceso, plancha para mantener el pelo más liso, cremas para potenciar el alisado, serum anti-frizz, reparadores, gotas de brillo, cera o gel fijador, secador, rulos… sin contar los productos básicos para lavado y acondicionado.
*Cada día vivir huyendo del agua y de la humedad.
*Obsesión continua de no despeinarme.
*Cada mañana pasar la plancha para obtener un pelo liso impecable.
*Etc…

Desde que soy natural, yo diría que mis necesidades con el pelo son mucho más importantes…

*Tengo muchos productos, y reconozco que no necesito todos y que podría vivir perfectamente con menos de la mitad, pese a esta reducción, contando solo con lo básico, son bastantes (acondicionadores, aceites, mascarillas, etc..).
*La peluquería ya no la piso, es un gran ahorro económico, pero al hacerme yo todos los cuidados, el tiempo invertido, también se ha de contar, y en comparación a cuando lo llevaba alisado, en mi caso, ahora es mucho mayor que antes.
*Ya no huyo de la humedad, sin embargo ahora mi preocupación es proteger aún más el pelo a la hora de irme a dormir o hacer ciertas actividades deportivas, para que no se formen enredos, cosa que con el pelo liso apenas me pasaba.
*Por la mañanas no pierdo el tiempo con la plancha, pero no puedo pasar sin hacerme el co-wash o mojarme un poco el pelo, hidratar, sellar y peinar.

En resumen, con el pelo natural tengo otra clase de rutinas, que en cierta parte me crean una dependencia mayor frente a cuando tenía el pelo liso.

 

Tris, Septiembre 2010

Ahora bien, aunque de cierta manera sigo siendo esclava de mi pelo, reconozco que esta nueva forma esclavitud es mucho más placentera y veo mejores progresos que llevando el pelo liso. Como dice el refrán “sarna con gusto, no pica”
Comparo mi pelo afro como a un hijo, me gusta tenerlo limpio, bien alimentado, lustroso, a veces me da malos ratos, se pone pocho (enfermo) se recupera, crece, me da alegrías…suelo ser estricta con su cuidado pero como todos, también tengo mis días en las que la pereza y la desgana me puede, pero en general, esta nueva esclavitud a mi me compensa al 1000%