Historias de Horror | Crónicas de la Peluquería [Vivencias]

Hace ya bastante días que por fín fuí a la peluquería, como sabéis tenía cortarme las puntas abiertas, y además necesitaba igualarme la longitud de cabello ya que suele bastante crecerme bastante irregular.
Ya llevaba un tiempo en el que apetecía mucho verme con el cabello liso y disfrutar de este look durante unos días.

Cabello alisado (14 Enero)

Fuí a un salón dominicano próximo a la zona donde vivo zona acompañada de Gleny,  (ya la conocéis de otros post), quitando mi corte de puntas, ambas nos hicimos lo mismo, lavar, secar, plancha, más un ‘tubi’ (toga) que nos pusieron despues durante un rato para mantenerlo más liso.

Los días anteriores los había pasado con gripe intestinal y fiebre, y me había despreocupado del pelo, así que previamente decidí facilitarle la faena a la peluquera y me desenredé el cabello con ayuda de mi Tangle Teezer y mi botella con mi mezcla de Salerm21 y agua. En conjunto para casos de “urgencia mayor” son mano santo con mis enredos.

La cosa no empezó muy bien,  no sé que champú me aplicaron pero sentí que mi pelo se enmarañaba de nuevo, todo el trabajo que yo había hecho en casa obviamente no sirvió de mucho, pese a todo la chica lo desenredo bastante rápido y sin demasiados tirones. Pero sin duda lo verdaderamente molesto del lavado es que sentí sus uñas arañando mi craneo y desde entonces aún lo tengo dolorido.
Llegó el momento del brushing,  la sensación mientras me pasaban el cepillo y  el secador de mano fue un poco rara, realmente no parecía estar tan caliente, aunque donde mas lo noté fue en la oreja, que me la abrasó en un par de ocasiones (nunca me terminaré de acostumbrar es esto).

Y para acompañar el proceso la mujer me recomendó varias veces que yo no tenía el pelo malo para tener que usar desrizantes, pero si que necesitabadomarlo bien acudiendo al salón para alaciarme el cabello por lo menos dos veces al mes y aplicarme un tinte mensual, ya que así poco a poco mis rizos cederían, y sería más facil mantenerlo liso.
Obviamente no es lo que yo quiero hacer con mi pelo, así que para mis adentros ignoré sus recomendaciones, aunque hubo un punto en que me resultaron molestas.

Tras más de 4 horas,  por fín estabamos listas, con nuestras melenas lacias, después de todo salí contenta…
Gleny y yo estuvimos dando un paseo por la zona donde resido, al estar próximo a la desembocadura del río en el mar hay bastante humedad, y mis puntas no tardaron mucho en ondularse ligeramente,  tengo la hebra muy fina y lacia aguanta bien poco.
Menos mal que conozco bien mi pelo en este aspecto, y con la ayuda de productos  para pelo liso conseguí disciplinarlas y dejarlas rectas otra vez. Así me aguantó presentable 3 días. Se veía suave, bonito… aunque cada vez que mi lisa melena se movía “al viento” despedía un olor como a “blower caliente”.

Pasaron los días y  pelo ya no se veía tan bien, algo ahuecado por la humedad ambiental, pero mucho más reseco en los extremos, algo no muy normal por
que se supone que me los había saneado y diariamente lo hidrataba minuciosamente… y ese olor….continuaba ahí, tan
presente como el primer día, no había leave in que lo camuflase.
Al final los lavé y la sensación fué muy rara, me notaba como si tuviese mucho menos cantidad pelo, aunque en realidad no había perdido nada alarmante, mucho menos de lo se me cae habitualmente… y los rizos en su mayoría volvieron a su forma excepto los de la parte de la nuca, que a día de hoy continúan sin rizarse como antes.

Mechón de cabello dañado por el calor  (29 Enero)

Desde entonces hasta esta tarde, he permanecido con twist y me he aplicado tratamientos de proteínas a fin de intentar restaurarlos sin mucho éxito, cada noche  hago el Green House Effect, (recomendado por Afrolatinas) para restaurar la hidratación, las puntas han recobrado suavidad, aunque esa zona sigue igual, a medio camino entre el liso y el rizado.
De momento no me planteo cortarla por que no esta en una zona muy visible, y entre semana suelo llevar moños y recogidos, pero en vista de que esta tan quemada y no tiene solución, tarde o temprano tendré que hacerlo.

El cabello de Gleny tampoco ha pasado mejor suerte, solo la he visto en fotos a través del móvil, pero tras el primer lavado se le ha partido mucho y sus hermosos rizos están muy secos y  sin forma.

La verdad es que me he desilusionado bastante. No se me han quitado las ganas de alisarme el pelo, pero si de utilizar herramientas de calor en una buena temporada y todavía me he vuelto más desconfiada a la hora de que alguien manipule mi cabello .
Y hasta aquí mi traumatica experiencia…

Dale a Me Gusta! en FB | Sígueme en Twitter  | Visítame en Tumblr

Secador Haböob

Para culminar mi día de compras ayer, dí con este secador, al principio no lo tuve en cuenta, pues viendo el precio pensé que no tendría nada de lo que yo buscaba… Fue mi marido quien me arrastró hacia él…
Aunque es bastante económico, cumple los 3 requisitos que yo quería. Y valorando que yo no suelo abusar mucho del secador, salvo si hace mucho frío o quiero cambiar de look, este me viene bien.
La verdad es que cualquiera es mejor que el que usaba hasta ayer, que ya tiene 20 años y es super básico.

 

 

Este secador se llama Haböob y es de la marca NGS.
Cumple con los 3 requisitos que esperaba: Sistema iónico, opción de aire frío e incorpora difusor, que es lo mínimo que yo quería.
También tiene boquilla concentradora, 2 velocidades, 3 temperaturas de calor, termostato de seguridad y 1800W de potencia.

 

La verdad es que se me hace muy raro usarlo, tras dos décadas con el mismo secador, este se me hace pesado y muy aparatoso, será cuestión de acostumbrarme, pues el antiguo apenas pesa nada y solo lleva un botón… 😀