Productos básicos para cabello natural

Champú

Te hará falta al menos uno para limpiar tu cuero cabelludo y tu cabello. A no ser que optes por un régimen no-poo, lo que es igual a prescindir totalmente del champú. (+ información en breve sobre esta opción y alternativas)

En el “mundo del cabello natural” cada vez son más populares los champús libres de sulfatos.

Estos son más respetuosos con el cabello seco –el afro siempre suele serlo-, por que las glándulas sebáceas son más pequeñas y segregan menos cantidad de grasa. Por la forma de la hebra (con curvas) dificulta que esta se extienda fácilmente a lo largo de su longitud. Lo que lo hace todavía más seco y frágil que otros tipos de cabellos.

Los sulfatos además de eliminar toda la suciedad que se pueda encontrar acumulada en el cuero cabelludo también lo despoja de su propia grasa natural.

El uso muy seguido de un champú con sulfatos en nuestro cabello contribuye a la deshidratación, aumentando la posibilidad de formación de enredos y rotura.

¿Has notado alguna vez que al pasar la manos por el pelo recién lavado con champú este rechina?

Eso es un síntoma de que toda la grasa y los propios aceites naturales han sido eliminados.

Los sulfatos más habituales en la cosmética, los podemos reconocer con el nombre de Sodium Laureth Sulfate (SLES) y Sodium Lauryl Sulfate (SLS) se encuentran en champús, geles, dentífricos, así como en algunos productos no cosméticos como son los de limpieza.

También existen una versión de champús con sulfatos más suaves, los llamados “low sulfate”,  su traducción sería “bajo en sulfato”. Estos suelen contener un tipo de sufatos menos agresivos o en cantidad menor, que pueden ir bien para un uso más frecuente en cabellos con ondas y rizos suaves.

Los champús con sulfato, resultan útiles, para eliminar ingredientes “pesados” que el champú sin sulfatos no puede eliminar (clarificar/clarify), por ejemplo las siliconas,  los derivados del petróleo (aceite mineral, parafina, vaselina) o exceso de grasa natural (sebo). Obviamente para ser utilizados para este fin, el champú elegido no ha de contener ninguno de estos ingredientes.

Entonces… ¿Con cual me quedo?

Si ya dispones de un champú con sulfato, puedes aprovecharlo hasta que se acabe, después puedes probar uno sin SLS/SLES a ver que tal le sienta a tu cabello.

Yo personalmente combino ambos, usando de una forma mas habitual el que no contiene sulfatos y una vez al mes (o más) utilizo el que si contiene sulfatos, como lavado de “arrastre” (clarify) especialmente si he utilizado productos con alguno de los ingredientes “pesados” que he mencionado en el párrafo anterior.

Mi regla es simple

  • Si uso siliconas o aceite mineral —> Champú con sulfato
  • Si no uso siliconas o aceite mineral —> Champú sin sulfato

Acondicionador

Para Co-wash

Este método de lavado basado en lavar el cabello solo con acondicionador, se puede hacer con la frecuencia que se desee en función de las necesidades y resultados en el cabello.

Es una alternativa al uso frecuente de champú con sulfatos.

Es conocido por ayudar a desenredar , aporta suvidad al cabello, y lo mantiene junto con el cuero cabelludo limpio e hidratado sin privarle de sus aceites naturales.

En que fijarse:

  • El acondicionador ha de ser lo suficientemente deslizante para deshacer los enredos fácilmente, aún si este no contiene siliconas.
  • Que contenga ingredientes que aporten hidratación / humedad (agua, miel, aloe vera, glicerina) o ingredientes que la prolonguen (aceites y mantecas naturales)
  • Si optas por hacer el co-wash diario o interdiario, el gasto de acondicioanador puede llegar a ser notable para el bolsillo , muchas personas, yo incluida, optamos por aquellos de precios más económicos y formatos grandes (p.e. Herbal Essences, TresEmmé, Frank Provost, Pantene, Herbal Nature, Suave, Alberto V5 etc.)
  • Textura normal. Los acondicionadores muy liquidos, se suelen desperdiciar por que se pierden por el desague mientras que los más densos se acumulan en el cuero cabelludo con demasiada rapidez.

 

Para usarlo como crema para hidratar el cabello sin enjuague

Conocidos con otras definiciones habituales:  Leave-in*, crema de peinar, “moisturizer”, acondicionador sin enjuague.

Este producto, similar a un body milk corporal, se aplica para aportar un extra de hidratación y humedad al pelo. No se aclara.

La frecuencia de uso va en función de lo seco que sea el cabello, pudiendo ser necesario desde varias veces al día o 1-2 veces por semana.

En España todavía no es muy habitual encontrar este tipo de producto en un supermercado, por lo que se suele echar mano de marcas especificas para cabello étnico o marcas extranjeras no muy conocidas.

Muchos acondicionadores con enjuague se pueden usar para este fin, la única precaución a tener en cuenta es asegurarse que no contenga Hidróxido de Sodio entre sus ingredientes.  Este ingrediente es irritante con la piel y mucosas, y daña el cabello si no se enjuaga.  Es uno de los principales ingredientes activos de las cremas desrizantes LYE.
Si aparece este ingrediente en las ultimas posiciones, basicamente al final, no pasa nada. El eneste caso se emplea como reguador del ph del producto.

Por lo tanto si tu acondicionador contiene hidróxido de sodio, requiere enjuague.

*no siempre el término leave in se refiere a una crema hidratante sin enjuague para el cabello, hay productos de acabado que sin ser hidratantes, no precisan aclarado..

Aceites y mantecas

Para sellar

Sellar es un paso imprescindible para retener la hidratación durante más tiempo.

El agua que absorbe el pelo se evapora fácilmente y lo deja deshidratado de nuevo, más si este es poroso.

Sellando aceite lo que se consigue es cubrir el pelo con una especie de film que evita que el agua se disipe rápidamente.

Un aceite y manteca por si mismos no hidratan, por lo que siempre debe aplicarse despues de haber hidratado el pelo, ya sea con agua o con una crema a base de agua (fíjate si en la lista de los ingredientes aparece agua/water en primer lugar).

Utilizar aceite sin haber aplicado previamente algún ingrediente hidratante puede hacer que el cabello se sienta más duro, áspero al tacto en incluso reseco.

No hace falta tener un arsenal de aceites naturales, es preferible tener uno, pero que sea de buena calidad  y 100% puro.

Los más comunes para uso capilar son el de coco, oliva, almendras dulces, jojoba y manteca de karité.

 

Share on WhatsApp