La historia de mi gran corte

¡El tiempo pasa tan rápido! Recién estrenamos el mes más corto del año, Febrero, y parece que no hallan pasado tantos días desde que dí la “sorpresa” por las redes sociales de mi “inesperado” corte de pelo.

La verdad es que era algo que deseaba mucho y que  tenía muy meditado, pero solo la gente de mi entorno más próximo conocía mis intenciones.

Decidí no dar detalles públicamente, hasta que no diese el paso definitivo.

mi corte de pelo

Alguna vez ya la había comentado por aquí, que tenía muchas ganas de conocer la evolución de mi pelo desde un estado cero, pero no me atrevía,  por que me ha llevado mucho tiempo  conseguir que mi melena tuviese la largura que desde pequeña deseaba.

Yo nunca planee ser natural – no por el concepto por el  que hoy se entiende – yo  no sabía lo que era un gran corte o hacer una transición con unas pautas definidas, yo lo único que sabía es que quería dejar de usar desrizante y a partir de ahí ver  lo que pasaba con mi pelo, descubrir si de alguna manera conseguía estar a gusto con el, tal y como es, sin tener que aplicar químicos o recurrir a postizos.

Mi transición fue un constante disimulo de texturas a base de usar plancha y trenzas. Casi todo el tiempo que duró lo dediqué a leer artículos relacionados con el cuidado del pelo 100% natural, pero apenas me dediqué a su parte práctica.

Realmente no disfruté de esta etapa en lo que se refiere a observar la evolución y  el crecimiento del afro… Ese momento en que el pelo es casi como un hijo o un cachorrito, al que ves crecer, te emocionas con cada producto que le funciona y cada día el cariño que sientes por el va en aumento. Yo esta etapa la pasé bastante por alto. Me enamoré de mi pelo meses después.

Ahora con el pelo corto, no empiezo totalmente desde cero, ya tengo una experiencia de más de 6 años. Y tras despojarme de casi todo mi afro, me he dado cuenta de que no todo es pan comido, hay cosas en las que soy una novata (con sus frustraciones y alegrías, ¡claro que si!) y es que  por mucha experiencia previa que tuviese, hay detalles en lo que he tenido que readaptar mi rutina.

Pero esa espinita que tenía por no haber dado un corte grande, ya me la he quitado y  tras un mes y medio, digo claramente que estoy muy contenta con mi decisión y en como me veo.

Otra razón era mi fijación por el aspecto y salud de los extremos.

Aún teniendo las puntas recién cortadas, sin nudos de hadas o hebras abiertas, mi sensación era que habían perdido suavidad al tacto y ya no se trabajaban tan bien (por ejemplo al soltar estilos out).

A pesar de mis  posibles manías y lo exigente que soy a veces con mi pelo, soy consciente de que las puntas son la parte más antigua del cabello y por lo tanto, las cutículas ya no están tan compactas, ni  la hebra es igual de gruesa, el pelo sufre un desgaste, envejece

A veces veo fotos de hace unos meses  y pienso que me quejaba de vicio, otras que realmente mi melena necesitaba un buen corte… Pero el tijeretazo ha sido una terapia para dejar de comerme la cabeza en este aspecto.

Renuevo pelo, renuevo mente. 

tapered natural hair
Tercer día tras el corte de pelo

 

Otro factor determinante fue sentarme a hablar con mi marido, quería conocer su opinión sobre mi futuro corte de pelo.

El siempre me ha conocido con el pelo tirando a medio-largo, se que  le encanta mi afro,  y su apoyo para mi es vital que todo lo engloba a mi pelo natural,  pero yo tenía una ligera duda ante su posible reacción.

Nunca he  se me ha pasado por la cabeza que por cortarme el pelo  le dejase de gustar, pero si  que al hacer un cambio radical, quizás le pareciera menos femenina…

Y es que que en mí día a día ya me siento un poco masculina por obligación, trabajo en una plantilla con 24 hombres y voy uniformada igual que ellos. Además nunca uso pendientes y de pequeña me cortaban mucho el pelo y era habitual que me confundieran con un chico.

Pero tras el corte, el efecto ha sido más bien el contrario. Él está encantado con mi look y yo más aún,  me siento bien, y le puedo robar todos sus gorros 😀

Pero  lo que todavía me hizo desear un buen tijeretazo urgente, fue el dichoso tinte… no es mi primer tinte ni será el último, pero si lo recordaré como aquel que me provocó el gran estropicio.

En Agosto decidí aclarar un par de tonos mi melena y usé un tinte de una marca conocida, que no contiene amoniaco, pero si peróxido.

El resultado no solo fue malo a nivel estético por el color anaranjado que me quedó, también a nivel de salud,  mi afro se volvió imposible de peinar,  muy poroso, y con mucha rotura.

A parte como extra empleé una loción aclarante para corregir el tono en las partes que me quedaron oscuras, y es lo que terminó de “matar” mi pelo. Nunca antes había experimentado esta reacción, pero sé que la próxima vez que quiera “ser más rubia”, lo dejaré en manos de una peluquera.

Si no tenía bastante desgracia capilar, el súmmum fue cuando cogí la varicela,  que me tuvo una quincena casi sin poderme lavar bien el pelo ni desenredarlo. ¡Un horror!

Pero no hay mal que por bien no venga, dicen que hay que ser agradecida con los contratiempos, y en parte si lo estoy, por que todo me animó a lanzarme de cabeza a por el cambio de look.

Y el resultado…

primera noche post corte
No es mi mejor foto, pero esta es especial, porque es la primera noche con el pelo corto, tras darme una ducha relajante y pensar ¡por fin lo he hecho!

 

Mi corte es tipo tapered (en Pinterest hay muchos ejemplos para inspirarse). Está cortado casi todo a máquina, los laterales y la nuca en degradado (o fade). Todo obra de la maravillosa Véronique de La Hair Boutique, que una vez más me trató genial.

Uno de los momentos más graciosos fue cuando uno de los peluqueros que trabajan con Véronique se dispuso a barrer la montaña de pelos míos que había por el suelo y ¡¡no le cabían en el recogedor!!

Hace un mes ya que me lo hice y aunque mi idea es dejarlo crecer, todavía quedan algunas puntas con restos del tinte claro en la parte del flequillo, así que al menos en esta zona cuento con ir saneándola a lo largo de estos próximos meses. (Ya he cortado un poco las puntas en estas semanas)

Mi rutina es muy simple, uso wash & go para todo, algunos días varío con finger coils, y pequeños twist, lo que mi longitud actual me permite.

Por un tiempo he decidido no mirar las etiquetas, así que si tengo que usar sulfatos o siliconas, lo hago, aunque siempre en mi línea de no abusar. Estoy gastando muchos productos que con el pelo largo me daba reparo emplear por su composición, pero voy con la filosofía de que si algo me sale mal, no me pienso complicar más, corto de nuevo y listo!

Soy feliz con mi pelo corto, solo pienso: “ ¿Por que no lo hice antes y me esperé a Diciembre? ¡Con el frío que hace!  :)”

corte pelo 1 mes

La historia de mi gran corte
¿Te ha gustado? ¡Valóralo!
Share on WhatsApp

Patricia Autor

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa de cuna, con un 50% de sangre afro americana, y antepasados lejanos filipinos. Treinta y algunos años, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
En mis ratos libres me gusta pasear por el campo, andar sin rumbo por la cuidad, leer, ir a la playa a relajarme, patinar, disfrutar de mis mascotas, ver una buena peli de terror junto con mi marido, comer porquerías, bailar danza oriental, pintarme las uñas de los pies, echarme unas risas sola o acompañada sin tener un motivo.

Comentarios

    Miren Echano

    (2 marzo, 2015 - 12:33 pm)

    Te ha quedado fenomenal, pero hay que tener mucho valor! 🙂

    Si alguien aprende a hacerlo, os animo a que podáis ganar algún dinerillo haciéndolo anunciando vuestros servicios completamente gratis en nuestra página. Podéis poner fotos, vuestros datos y crear vuestra propia página con vuestro propio sistema de citas. Y todo ello gratis!

    Enhorabuena por vuestra página! Besos

    Jane

    (8 febrero, 2015 - 1:55 am)

    I love your new haircut.
    Estas muy guapa y te da un aire muy chic.

    Isabel

    (3 febrero, 2015 - 8:21 pm)

    Siempre digo, qué tras un bc, estamos guapísimas. No he visto aún, ninguna chica qué se vea mal. Te ves radiante. Yo tras varios bc, a cuestas, puedo decir qué el afro, crece!.. . Y que Se debe disfrutar en todas sus etapas..

      Patricia

      (6 febrero, 2015 - 9:54 pm)

      ¡Por supuesto! La verdad es que voy bastante cómoda (aunque como newbie no se yo hasta que punto en que se gasta menos producto, por que lo estilizo diariamente jajaja) y estoy sorprendida al paso que está creciendo, aunque es algo que como bien sabes no le doy mucha importancia, que crezca sano que es lo que importa! ¡¡Gracias por tu comentario!!

    Angélica

    (2 febrero, 2015 - 9:02 pm)

    ¡Estás guapísima!

    Enhorabuena por esa valiente decisión.

      Patricia

      (6 febrero, 2015 - 9:55 pm)

      ¡¡Gracias Angélica!! De lo único que me arrepiento (un poquito) es de haber elegido fechas tan frías 😀 Gracias por comentar

Los comentarios están cerrados.