Mi experiencia en las tiendas afro de Barcelona

Hace unos días vi en en Instagram de Natural Barnet (un blog de Inglaterra que sigo) una imagen que me llamo la atención. Dicha imagen tenia relación a un post publicado sobre su experiencia en las tiendas afro de su zona

Una foto publicada por Fee (@naturalbarnet) el

Afro hair shops: My experiencie

La verdad es que me sentí identificada en bastantes puntos de sus vivencias y en los comentarios que otras seguidoras dejaron en su Instagram. Por lo que he animado a comentar mi experiencia como cliente en varias tiendas afro de Barcelona.

No voy a decir nombres, conozco unas 6 tiendas, y no me limito a comprar solo en una, sucesos como los que relataré me han pasado en varias de ellas. Tampoco quiero entrar en detalles sobre la nacionalidad de los dependientes o su conocimiento del idioma, este punto se que muchas veces supone limitaciones a la hora de prestar una mejor atención al cliente, y trato de ponerme en el lugar de la otra persona.

De la misma manera también tomo en cuenta de que hay clientes muy “tocapelotas” y su hobby es molestar intencionadamente, no siempre el cliente tiene la razón.  Por culpa de algunos,  muchas veces lo acabamos pagando otros.

Mis visitas a estas tiendas últimamente son flash, entro, cojo lo que quiero, apenas me entretengo en mirar el resto del género, pago y me marcho.
Esto tiene su parte práctica por que de esta forma evito picotear con las novedades y gastar demasiado. Pero el haber tomado esto como una costumbre habitual, no siempre me gusta.

Llego a la tienda “X” y si hay suerte y no han cambiado de ubicación los productos que busco, los localizo pronto.  Pero si tengo que dar más pasos de lo necesario, dirigirme al final del pasillo o dar rodeos, en menos de un minuto tengo a alguien pegado a mis espaldas.

Vale, esto ocurre en más tiendas, me ha pasado en Mercadona, en El Corte Inglés, en comercios de barrio. No me molesta que vengan a atenderme, lo veo normal, pero si me incomoda muchísimo que me estén observando fijamente, tan pegado a mi, mientras estoy mirando o tomando decisiones sobre si llevarme o no un artículo.

Con los productos capilares me gusta tomarme mi tiempo para  leer los ingredientes, su modo de uso, sus promesas.  La mayoría de veces las etiquetas solo están en inglés, y aunque mi compresión lectora no es mala, no tengo la misma fluidez leyendo como con el castellano, y quizás que yo este ahí parada leyendo, pueda extrañar, hasta un cierto punto puedo comprenderlo…

Noto esos ojos clavándose sobre mi, casi puedo sentir su respiración en mi nuca. Es muy molesto. Si reculo un paso hacia atrás o avanzo en el pasillo, esa persona que me observa, me acompaña.

Cuando llevo un rato, como dos minutos, mirando en global la estantería, el dependiente me pregunta que qué quiero.

Le respondo, busco “tal”, por ejemplo un reconstructor de proteínas que uso. Casi siempre que voy a por él, coincide que está agotado…

Intenta venderme otro producto de la misma marca. Pero yo no quiero ese otro . Entiendo que hace su trabajo y trata de darme otra alternativa, pero mis dudas saltan cuando comienza a enseñarme varios productos, que nada tienen que ver con lo que busco.

¿Me quiere vender lo que sea, con tal de vender, o no sabe para lo que sirven muchos sus productos y prueba a ver si hay suerte y con alguno acierta?

escaparate tienda afro
Aviso: Si alguien reconoce este escaparate, no es una de las tiendas mencionadas, no he tenido ocasión de entrar en esta, es una foto que hice hace varios años, en relación a los productos expuestos.

 

Otras veces he ido a la tienda “Y”, cuando estoy deleitándome visualmente con la multitud de productos del lineal, el dependiente se acerca, me saluda, y otra vez se me pega. Yo educadamente respondo: Gracias, estoy mirando, pero si necesito ayuda, descuida, que te aviso. Hasta aquí todo normal.

Obviamente no se va, sigue a mis espaldas. Cuando se cansa de contemplarme, saca un producto de la estantería y me dice: esto es grasa para el pelo, muy bueno para el pelo afro.  Insiste con la misma frase varias veces ofreciéndome diferentes tipos de marcas de grasas.

Le muestro agradecimiento, y le digo que  no es lo que busco, que estoy mirando en general.
Su cara cambia, pero sigue a mi vera.
Pasa un minuto y coge un kit de desrizante, y me  explica que –esto es muy bueno para el pelo, lo deja muy bonito y fácil de peinar. No tendrás que sufrir con ese pelo.

Me siento rara, me conozco, prefiero no soltar historias de que por que no quiero saber nada del desrizado, creo que mi melena ya delata que no es lo que quiero. Me limito a decirle no gracias.

Y para romper un poco la tensión pregunto por algún producto hidratante para dejar en el pelo, le doy pistas de que me gusta llevarlo así (rizado) y que busco algo de consistencia más ligera, entonces el dependiente vuelve al asedio con la grasa de antes.
Pasa un rato y finalmente me marcho con una sensación de agobio.

Otro día voy a la tienda “Z” con una amiga, por que habían traído los geles EcoStyler y ella quería uno desde hacía tiempo.

Notamos una presencia que nos observa muy fijamente.

Mi amiga me comenta –¡Anda cuesta 4€!  Y una voz chocando en  nuestras nucas corrige en un tono bastante tajante y antipático –¡¡cuesta 3,99!!

Seguimos a la nuestra, y esta persona nos señala una mascarilla para cabello teñido (por aquel entonces ninguna de las dos usábamos tintes) y nos la recomienda con el argumento de que es muy buena.

Le preguntamos sobre su modo de empleo, cuanto tiempo debe dejarse puesta -preguntas normales- y no recibimos ninguna respuesta.  Esa persona continuó ahí, mirándonos, sin hablar, con cara seria y sin despegarse de nosotras en todo el recorrido que hicimos por la tienda hasta que pasamos por caja. Al salir no nos dijo ni adiós.

Recalco que esto no pasa en todos los establecimientos afro, ni con todos los dependientes.  Hay veces que da gusto comprar y desde el principio te dejan mirar libremente, te vigilan de una forma más discreta y solo acuden cuando solicitas ayuda, tratando de hacerlo lo mejor posible, sin ser perseverantes.

Pero en general me quedo con la sensación de que mucha gente ha montado su tienda afro, por que da dinero, sin tener mucha idea de nuestro cabello, ya sea alisado, natural, esté sano, estropeado o necesite algo en particular, ni tampoco parece que haya demasiado interés en ofrecer un mejor trato a sus clientes para que tengan una estancia agradable, y en definitiva aseguren una fidelidad.

Lo de llenarse el pelo de grasa  “a lo Soul Glo” pasó a la historia, el desrizado no es el único ‘tratamiento para nuestro pelo’.  Tampoco todas las personas entramos a sus tiendas lo hacemos con intenciones de robar, revolver los productos o simplemente molestar con nuestra presencia, si es que los tiros van por algo de esto último. En ocasiones me han dado ganas de decirle esto mismo a más de uno/a dependiente/a.

Me pregunto  ¿Cuantas personas fruto de la desesperación por no saber como cuidar de su pelo, se habrán llevado productos inadecuados, recomendados por un dependiente que no tiene ni idea sobre ellos?

Esta es mi experiencia y uno de los motivos por lo que  muchas veces prefiero comprar mis productos en tiendas online, que además de resultarme más cómodo, evito toda la atención cara a cara. Aunque también he tenido casos en compras de este tipo que dejan bastante que desear, por la pobreza en el asesoramiento y excasa o nula atención post venta.

¿Cual es tu experiencia en tiendas afro? ¿Te saben asesorar? ¿Te sientes cómoda durante tu estancia en la tienda?

Mi experiencia en las tiendas afro de Barcelona
¿Te ha gustado? ¡Valóralo!
Share on WhatsApp

Patricia Autor

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa de cuna, con un 50% de sangre afro americana, y antepasados lejanos filipinos. Treinta y algunos años, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
En mis ratos libres me gusta pasear por el campo, andar sin rumbo por la cuidad, leer, ir a la playa a relajarme, patinar, disfrutar de mis mascotas, ver una buena peli de terror junto con mi marido, comer porquerías, bailar danza oriental, pintarme las uñas de los pies, echarme unas risas sola o acompañada sin tener un motivo.

Comentarios

    Marina

    (26 mayo, 2015 - 4:02 pm)

    Hola Tris! Yo vivo en Alicante y aqui todavia no he encontrado ninguna tienda fisica que venda productos para pelo natural (crei descubrir una justo al ladito de mi casa pero todos los productos contenian siliconas o petrolatum…) asi que unicamente hago uso de tiendas online (sobretodo iherb). Da la casualidad de que tengo unos amigos en Barcelona y tengo muchiiiisimas ganas de probar el Curling gelo de iii sisters of nature que has mencionado alguna vez, sabes si lo siguen vendiendo en Hamza o en algun otro establecimiento? Muchisimas gracias!

      Patricia

      (27 mayo, 2015 - 11:02 am)

      Hola Marina!

      No estoy segura de que lo sigan teniendo, pues creo que es una marca intermitente, a veces ha coincidido que he ido y tenían pero las ultimas veces no la he visto, o solo quedaban restos de otros productos de la marca (cremas de definir tipo pudding, etc..)
      Igualmente pásate por la tienda, por lo que he vito en otras que ya tienen marcas como Curly Kids, Au Naturalle de Dark & Lovely, Curls Unleashed, y no son muy caras, y si las tienen estas tiendas, ten por seguro que en Hamza estarán.

      Un saludo

    Talita

    (22 noviembre, 2014 - 5:01 pm)

    Yo no se si hay en Zaragoza alguna tienda afro pero en los locutorios que venden productos afros no tienen ni idea y generalmente son groseros y mal educados.Yo siempre compro en una tienda de peluqueros que hay por mi barrio y son muy agradables y atenciosos.

      Patricia

      (30 noviembre, 2014 - 4:10 pm)

      Se de lo que hablas Talita, por que yo también he vivido en Zaragoza, y frecuentaba locutorios y algunas tiendas de alimentación latina y africana para comprar algunos productos para el pelo, y el trato en general era bastante “pasota” por así decirlo. Mi madre como fue peluquera de joven conocía algunas tiendas de suministros de peluquería, y al final, aunque no fueran específicos para mi pelo, es donde finalmente optaba por ir.

        karina

        (25 septiembre, 2015 - 6:34 pm)

        Hola ! Voy a barloan a finales de Octubre me encantaría visitar una tienda de pelo Afro porque donde vivo no hay…. me podrías decir las tiendas que conoces para yo poder ir
        Muchas gracias

          Patricia

          (30 septiembre, 2015 - 11:27 am)

          Hola Karina
          Bienvenida, te deseo que disfrutes de tu estancia en Barcelona!!
          Las tiendas físicas que yo frecuento y recomiendo las puedes encontrar en este listado “directorio de tiendas” Espero que te sea útil, y felices compras!! 😉

    El Beauty Blog de Eli

    (16 noviembre, 2014 - 7:30 pm)

    Yo quiero creer que piensan que no tenemos ni idea de lo que necesitamos y que así pueden conseguir una venta…

    Jane

    (16 noviembre, 2014 - 1:09 pm)

    Que situación mas incomoda, nunca me ha pasado. Compro mas en tiendas online y la verdad nunca he tenido problemas.

      Patricia

      (17 noviembre, 2014 - 12:37 pm)

      Hay de todo en la viña del señor… :S Por suerte con las con tiendas afro online solo he tenido un problema con una vendedora que me mintió sobre un producto, pero en general un trato y un servicio de 10!

    Rosana

    (16 noviembre, 2014 - 12:41 am)

    Hola,Tris,es increíble que he tenido la suerte de encontrarme a dos dependientas de tiendas de diferentes productosvde cosmética y cuidado del cabello que me han elogiado por llevar mi cabello al natural e incluso me han inusitado en algunas de sus frases para que siempre lo lleve así. Resido en Galicia y a diferencia de mi país que llevarlo natural es símbolo de descuido absoluto,aquí de momento no he tenido una experiencia desagradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *