Las 4 Cosas que no sabías sobre mi cabello y sobre mi

He decidio hacer este post a modo de respuesta hacia el post de Rosa Kinky LAS 4 COSAS QUE NO SABIAS DE MI CABELLO Y DE MI….   contándoos yo también 4 cosillas sobre mi cabello y sobre mi….

 

Tengo canas…

Detecté la primera con 28 años,  y no, no se llevarlas con orgullo… me molesta tenerlas ahí, sinceramente,  de momento solo las cubro con henna y recientemente me puse un (pseudo-) tinte que temporalmente las disimula,  pero aunque mucha gente me diga que no se me ven, que no es para tanto,  yo se que estan ahí….

El temor real no es la falta de color… soy consciente de que tarde o temprano acabaré con el cabello blanco, es ley de vida,  lo que realmente me aterra de las canas es esa textura plasticosa –tipo pelo de Barbie– y sobre todo la falta de rizo… hablando en plata, mis canas apenas son rizadas.
¿Acabaré en mi vejez con una melena lisa? 🙁

 

Pelos y más pelos…

Si algo odio de ser natural son los pelos caídos…  cunden hasta la saciedad..

Cada vez que me lavo la cabeza se produce un desfile de pelos muertos por el plato de ducha (tiene su lógica, solo me lo peino cuando me lo lavo o lo llevo suelto)… los pelos caídos parecen tener más vida propia que cuando residían en mi cabeza… pelos que se me pegan a la piel mientras me enjabono,  cuando abro un bote de mascarilla o de gomina, oh! sorpresa!! siempre hay un dichoso pelo nadando en el interior, en definitiva pelo por todas partes….

No me obsesiona la caída del pelo, por que el volúmen que se desprende es normal (lo dicho, no me peino a diario), pero me revienta dejar rastro de pelos cada vez que me dispongo a mis cuidados habituales,  y los apuros que paso cuando me toca lavarmelo en otro sitio que no sea mi casa, aunque  siempre limpio despues, me avergüenza pensar de que pueda quedar algún pelo mío por ahí.

¿Por que cuando tenia el pelo liso no llamaban tanto la atención cuando se caían?

 

No me gusta que me manipulen el pelo

Pese a lo poco que me gusta que manipulen mi cabello, y no frecuentar demasiado la peluquería, para mi gusto he pasado por unas cuantas manos – demasiadas–  a lo largo de mi vida.

Creo que este es un “mal común” que sufrimos muchas chicas con el pelo afro, indistintamente que sea cabello natural o procesado.  Aunque es más habitual en el primero.

Me aterra topar con gente poco  cuidadosa que trata el cabello sin ninguna delicadeza, que peina a tirones, o con medidas  higiénicas en los materiales de trabajo deficientes (nota mental: A partir de ahora siempre que valla a la pelu llevaré mis propios peines y herramientas)

Aunque a veces es necesario y no me queda más remedio que dejar mi cabello en manos de alguien, especialmente cuando quiero hacerme trenzas con pelo postizo… En estos casos siempre me tomo un par de gintonics ibuprofenos por si acaso, nunca se sabe si acabaré con el cuero cabelludo dolorido, con cervicalgia, o con un dolor de cabeza bestial por la música a toda pastilla durante horas (bastante típico en peluquerías latinas y africanas) .

Mi madre, aunque no me suele manipular mucho el pelo, a la hora de cortar las puntas es la única persona en la que confío… lástima que ahora nos separan muchos kilómetros y no me las puede recortar con más frecuencia.

 

Mi pelo no es negro

Y de pequeña era casi rubia …

Mi color  natural realmente es castaño oscuro, -como el de la mayoría de miembros de mi familia materna-, aunque  en interiores, sitios con poca luz y en las fotos siempre se me suele ver negro e incluso azulado.

Hasta los 4 ó 5 años de edad, durante los veranos mi pelo se llenaba de bellos reflejos dorados, la verdad es que lo recuerdo perfectamente y me encantaban. (Lástima no tener fotos donde se apreciase bien)  Me llamaban ricitos de oro 😛  Muchos veranos he tenido la esperanza de que esos reflejos reaparecieran, pero jamás ha sido así.

 

Y tu… ¿Qué 4 cosas tienes que contar sobre tu cabello?

Las 4 Cosas que no sabías sobre mi cabello y sobre mi
¿Te ha gustado? ¡Valóralo!
Share on WhatsApp

Patricia Autor

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa de cuna, con un 50% de sangre afro americana, y antepasados lejanos filipinos. Treinta y algunos años, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
En mis ratos libres me gusta pasear por el campo, andar sin rumbo por la cuidad, leer, ir a la playa a relajarme, patinar, disfrutar de mis mascotas, ver una buena peli de terror junto con mi marido, comer porquerías, bailar danza oriental, pintarme las uñas de los pies, echarme unas risas sola o acompañada sin tener un motivo.

Comentarios

    Isabel

    (23 diciembre, 2012 - 4:16 am)

    Buenoo lo de salirseme el pelo cosa rara o normal, solo pasa cuando me quito las trenzas y desenredo ufff me deprimo y todo, pero luego veo que esta como siempre con mucho volumen y sano. Las canas uffff si les cuento jejejje, ya aprendi a vivir con ellas me gustan la tonalidad que cogen cuando me pongo Henna.

    Mariam

    (9 diciembre, 2012 - 11:58 am)

    Ha mi me pasa casi todo igual a ti! Excepto lo de las canas(porque aún tengo 15 años) me pasa todo jaja se me cae el pelo a montones, no me gusta que me manipulen el pelo y yo también era rubia oro(y sigo teniendo algo de rubia pero no como antes) Y Tris tu bog es genial me ha ayudado mucho;)

    Paola de Paula

    (9 diciembre, 2012 - 3:47 am)

    Hola Patricia!! Me encantó este post! Yo también tengo varias canas, las cuales se notan más mientras el pelo va creciendo. Lo que me molesta en sí no es tenerlas, sino que como dices son hebras que hacen lo que quieren! Las canas suelen pararse o sobresalir, o como dices, no se rizan nada. Yo también llegué a preguntarme cómo sería un afro de canas! Jaja 🙂

    Por otro lado, lo del pelo por todas partes sí que es molesto. Creo que se notan más por la forma, pues al ser rizo el cabello (100% afro en mi caso), las hebras se enrollan y son más visibles. Yo trato de limpiar siempre, pero me da apuros con la señora que nos ayuda con la limpieza, pues siempre quedan rastros (cuando me peino en el mueble y levanto los cojines ahí queda la evidencia). A veces pienso que ella dudará de dónde realmente procede ese pelo, jajajaja!

    En fin, me reí mucho con tu post! Qué divertido!

    Eli aka NC

    (8 diciembre, 2012 - 8:52 pm)

    Canas: a mí me sale alguna de vez en cuando y ME LAS ARRANCO. Y no, no me han salido tres por cada una que me haya arrancado, pero es lo que tú dices, que tienen una textura distinta al resto del pelo y a mí me molestan.
    Pelos y más pelos: hace años que dejé de lavarme el pelo al mismo tiempo que el cuerpo, desisto. Es que luego por más que me aclare con agua termino con montones de pelitos pegados al cuerpo y me da mucha grima, yo paso.
    No me gusta que me manipulen el pelo: Ídem, y más cuando yo lo trato con delicadeza, como para que vengan otras a cepillármelo como si fuera una alfombra vieja. Incluso con mi madre refunfuño para que no dé tirones, que el pelo fino es muy delicado…
    Y cuarto y último: creo que muy poco gente tiene el pelo negro azabache natural, una de mis sobrinas ha salido medio rubilla, la otra tb tiene el pelo castaño muy oscuro en las puntas, en eso han salido a mi hermana, que de pequeña tenía el pelo castaño.

    Bet

    (8 diciembre, 2012 - 11:56 am)

    Buenos días,
    la que tiene el pelo afro es mi niña, no yo …
    Yo tengo el pelo liso, lacio y rubio… pero lo que te quería contar es que MIS CANAS SALEN RIZADAS… no todas, pero hay algunas que salen con un rizo afro, salen tiesas hacia arriba y no las domino con nada…

    Acabaré en mi vejez con el pelo rizado??? ;))
    Bet

      Tris

      (8 diciembre, 2012 - 4:00 pm)

      ¡Ostras Bet! ¡El mundo al revés! Tu afro y yo lisa 🙂 ¡Nos tendremos que intercambiar el cabello!

    laura

    (7 diciembre, 2012 - 10:47 pm)

    ohh! Qué identificada me siento! lo d la canas lo llevo fatal porque son pelos tiesos y sin forma. y lo de pelos y más pelos… pfff … me ha llegado a pasar de decirme gente del trabajo q había un rizo mío en el baño. Ademas me preocupa porque cada vez me noto menos pelo 🙁 aunque con el volumen q tengo cualquiera lo diría. Las peluquerías son otro mal para mí. No me gusta ir porque nunca salgo con el resultado esperado! a pesar de todo lo llevo bien y no cambio mi pelo rizado por nada del mundo!

    Melina

    (7 diciembre, 2012 - 6:19 pm)

    huy lo de pelos y mas pelos nos pasa a todas creo y lo de que te toquen el pelo personas poco cuidadosas me ha llevado a ser autodidacta cuando kiero cortarme o hacerme trenzas en mi pelo. No te preocupes tris las canas emepesaran a salirte rizadas cuando dejen de obsecionarte XD

      Tris

      (8 diciembre, 2012 - 2:47 am)

      Me consuela saber que no soy la única con el problema de los pelos, ahora recuerdo que alguna vez intercambiando mascarillas con amigad también les ha sucedido los mismo, abrir el bote y descubrir algun pelo “nadando”… Si es que nuestros pelos hasta cuando están muertos quieren ser protagonistas!!
      Por cierto como miembro de esta casa, si te animas, nos gustaría que nos hicieras un “reply” de este post con tus 4 cosas sobre tu cabello.
      Besos

    ROSARIO

    (7 diciembre, 2012 - 4:03 pm)

    Me gusto eso de los “pelos y más pelos”, me pasa igual. Por la cantidad que se me caen creería que me voy a quedar calva… pero no.

    También me gusto tu nota mental, si vuelvo a alguna peluquera la tendré en cuenta para mi misma.

      Tris

      (8 diciembre, 2012 - 3:03 am)

      Hola Rosario, yo normalmente no me suelo alarmar por la cantidad de pelos que se me caen, por el momento no me veo zonas calvas y siempre hay nuevo crecimiento.
      Aunque reconozco que entre Septiembre y Octubre tuve un poco de miedo por la caída estacional. No recordaba que en otros otoños se me hubiese caído tanto pelo como en este, pero finalmente cesó y sigo practicamente con la misma cantidad 🙂

      Sobre los peines, tras ver que en muchos sitios no se esteriliza el material y que incluso se han llegado a rascar el cuero cabelludo con las púas del mismo peine con el que me trazaban las secciones para las trenzas, prefiero prevenir que curar. Quizás yo es que soy un tanto escrupulosa con los desconocidos…

        El beauty blog de Eli

        (11 diciembre, 2012 - 10:43 am)

        Jajajajaja, es que tu historia del peine y los picores es muy jarta 😛

Los comentarios están cerrados.