Mi Regimen para Otoño-Invierno

Aunque este año está haciendo un otoño bastante cálido,  a medida que avanzan los días ya no es tan apetecible salir de casa con el pelo húmedo, especialmente en los amaneceres y atardeceres,  y eso de tener que esperar horas y horas hasta que se  todo el afro se seque por completo, llega a hacerse muy pesado.
Durante todo el  verano el uso del agua  ha sido muy beneficiosa para mis rizos, !les encanta el agua!, así que  en cuanto empieza a hacer calor me vuelvo  co-wash/wash & go  adicta, haciendolo de modo diario, o interdiario. Cuando no, suelo mojarlo bajo el grifo de forma libre. En cualquier caso, dejando siempre que se seque al aire.

No puedo decir lo mismo en cuanto llegan los primeros fríos…  tras varios inviernos presentando muchas puntas abiertas, eso  de salir de casa con la cabeza húmeda, se acabó, tanto para la salud de mi pelo, como la mía en general.

El año pasado ya moderé la cantidad de lavados semanales y experimenté menos mucho menos rotura y puntas abiertas que los inviernos anteriores ( exceptuando el episodio donde la peluquera me abrasó el pelo) . En vista de que no me fué tan mal, este año seguiré esta rutina, con leves cambios.

 

Lavado:

Durante todo el verano he estado lavando mi cabello cada 7 u 8 días,  actualmente  no tengo ningún champú que me emocione especialmente y me he marcado como prioridad gastar todos los champús que tengo (la mayoría contienen sulfatos) , antes de ponerme a la búsqueda de otros nuevos sin sulfatos.

Durante el  invierno, salvo que note que los sulfatos me resecan en exceso el cabello y/o cuero cabelludo,  seguiré con esta frecuencia de lavado semanal, pudiéndolo ampliar  hasta 10-12 días.

Pre-Poo:

Como preveo que voy a estar una larga temporada usando champú con sulfatos, trataré de hacer pre-poo siempre.

También mientras duren los meses fríos aprovecharé para hacerme algunos  baños con aceite caliente antes del lavado.

Co-wash:

Aquí el cambio más drástico de mi régimen invernal, ya que voy a reducirlo considerablemente.

Lavaré el cabello con acondicionador solamente cuando realmente lo necesite, en principio  puede ser una vez a la semana (más o menos hacia la mitad de la semana) o cuando mis rizos presenten un aspecto descuidado, reseco o presenten excesivos enredos.

Hidratación:

Cada día, mañana y noche.

Como hidratación diaria iré alternando mis mezclas en spray hechas con acondicionador disuelto en agua y otros ingredientes con alguno de mis leave-ins favoritos.  No se si es cosa mía,  pero en invierno me gusta más usar leave-in por que noto que el cuero cabelludo me dura más tiempo limpio. Y en estas fechas frías cualquier producto que me evite lavados extra, para mi es un plus.

Uno de mis leave-ins favoritos con el que repito este invierno es el Giovanni Direct Leave In Conditioner, y como segunda opción SheaMoisture Organic Coconut Hibiscus Curl and Style Milk  (pendientes de review).

En cuanto a acondicionadores normales, cualquiera de mi selección “low cost”  me da buenos resultados (podéis verlos aquí y aquí).

Sellado:

Durante la primavera y verano he precindido de este paso.

A medida de que el frío se hace más duro  más notorio empezaré a sellar antes de salir de casa por las mañanas.

En esta época opto por  aceites de textura gruesa, que al ser más oclusivos retienen mejor la humedad en el pelo,  como favorito,  uso mucho el aceite de ricino (le añado unas gotas de aceite esencial de naranja dulce, por que su olor no es especialmente bueno), y como reciente descubrimiento la manteca de karité batida, que además me resulta muy buena para fijar  twist.

Mascarillas y tratamientos diversos

Suelo usar tratamientos hidratantes caseros o comerciales 1 vez a la semana, dejándolos actuar mínimo 1 hora,  coincidiendo siempre con el día que me lavo el pelo con champú.

En ocasiones,  uso mascarilla 2 veces por semana, haciendo tratamintos cortos de 10-15 min (no necesariamente uso champú las dos veces).

Como proteína uso queratina con calor,  no tengo una frecuencia fija de uso.

Prácticas generales

Nunca salir de casa con el cabello húmedo. En este aspecto tendré que planificarme  para darle tiempo a que mi pelo se seque por completo antes de salir a la calle o bien secar con secador, a temperatura baja junto con un protector térmico.

Peinar y desenredar siempre que pueda con los dedos. En realidad es una práctica que ya llevo haciendo sobre 2 años. Solamente uso cepillos y peines en los casos en los que presento enredos dificíles de deshacer con las manos o cuando algún estilo lo requiera.

Usar estilos de protección, personalmente no tengo mucha habilidad ni paciencia para hacerme peinados que a la vez sirvan como estilo de protección. Pero dentro de mis limitaciones, suelo hacerme twist o trenzas de grosor medio, así como moños y recogidos que salvaguarden las puntas, y me eviten manipular el cabello durante unos días. Además suelo llevar muy a menudo gorros, boinas de lana y pañoletas.

Como siempre,  sigo manteniendo a raya el uso de  siliconas y aceites minerales.

Queda prohíbida la glicerina, al menos en las mezclas caseras. En teoría los inviernos en mi cuidad son húmedos y no tendría por que generar problemas en mi pelo, pero usando este ingrediente nunca se como acertar, por que un día me va de maravilla como que otro me deshidrata todo el pelo.

 

 

¿Te ha gustado? ¡Valóralo!
Share on WhatsApp
Patricia

Patricia

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
Patricia

Latest posts by Patricia (see all)