Henna para el cabello | Elaboración y aplicación

En esta entrada, a petición de algunas lectoras, explicaré las recetas con las que preparé la henna en relación al post anterior -Henna Update-, así como todos los utensilios y pasos necesarios para su aplicación.

Realmente a la hora de preparar la pasta de henna, no existe una receta correcta, ya que permite un sin fin de posibilidades en cuanto a ingredientes y variaciones en su elaboración.
Os animo a que vosotras mismas experimentéis aplicando vuestro toque personal,  utilizando diferentes ingredientes naturales de uso cotidiano como aceites vegetales, café, infusiones, especias, yogur natural, miel, huevo, vino tinto, cerveza, etc…

Antes de ponerse manos a la obra conviene revisar que tengamos a mano los utensilios apropiados e ingredientes necesarios para su preparación.

Utensilios

Necesarios

Un bowl de plástico o cerámica u otro material no metálico
Recipiente contenedor para preparar y reposar la mezcla  

Una cuchara o espátula  – Es importante no utilizar bowls ni elementos metálicos que estén en contacto directo con la pasta de henna, ya que se pueden producir alteraciones en el color de la misma, así como manchar de forma permanente los metales.

Un pincel o brocha para tinte – Para aplicar la henna por el cabello. 

Papel film de plástico o papel albal – Para cubrir la pasta de henna mientras reposa.

Guantes de plástico o látex – Fundamental para no acabar con la piel de las manos y uñas de  color naranjaespecialmente si como yo acabas aplicando la henna directamente con las manos.

Un gorro o una bolsa de plástico – Para cubrir el pelo y mantener el calor mientras hace efecto la mezcla, de paso no manchar nada. 

Una o varias toalla viejas u oscuras, y ropa vieja – Las manchas de henna son prácticamente imposibles de quitar en telas, aún pasados varios días el pelo va soltando color de forma gradual tras cada lavado.

Tiempo libre y paciencia – Dependiendo del efecto que quieras lograr puedes necesitar desde 1 hora hasta 4 ó 5. Cuanto mayor tiempo se deje actuar en el pelo mayor “agarre” e intensidad tendrá el color sobre el cabello.



Opcionales

Un colador – Solo se precisa en hennas compradas a granel, como la que venden en bazares árabes,   que pueden presentar impurezas o pequeños grumos en su textura, y requieren ser colados para obtener un polvo limpio y fino. 

Papel de periódico – Para no ensuciar el suelo ya que en algunas superficies, especialmente porosas, puede resultar complicado eliminarla.   

Peine de púas anchas, pinzas/clips no metálicos – Para hacer secciones y recoger áreas en el cabello, quitar exceso de henna, etc.

Crema untuosa y/o grasa (vaselina, nivea clásica) – Para cubrir el contorno del cabello y no manchar la cara, frente, orejas, etc…

Lo que debes saber…

La henna una vez mezclada, debe quedar con una consistencia similar a un puré de patatas o una papilla, ni muy líquida, para que no gotee, ni muy espesa que embarrunte el pelo y sea difícil de extender.
Si se deja  reposar la mezcla encima del radiador o al sol, la henna soltará antes su pigmento y estará lista en menos horas.
Una vez preparada no conviene dejarla reposar más de 12 horas,  para que no se deteriore ni pierda efectividad.
Su aplicación se asemeja a la de cualquier tinte o mascarilla, teniendo en cuenta de que mancha mucho.
Generalmente se suele aplicar con el cabello limpio y seco, lavado uno o dos días antes.
Aunque también se puede poner sobre el pelo recién lavado y escurrido, yo lo hice así la primera vez  por despiste, pero me dio buen resultado.
Si sobra henna ya preparada, se puede congelar, para usarla cuando convenga, puesto que no se alteran sus propiedades.
El  color definitivo se aprecia pasados dos o tres días, cuando el tinte se termina de oxidar.

Recetas utilizadas en mi cabello  

Henna Rápida

Receta inspirada en varias “recetas populares”.
Su nombre se lo atribuyo al breve tiempo de reposo de la mezcla.

Ingredientes
100gr de henna en polvo
Medio litro de té negro concentrado (4 bolsitas)
5 cucharadas grandes de uno o varios aceites naturales a elección, añadido con la intención  la mezcla no resultara tan seca para el cabello. Yo utilicé una mezcla de 4 aceites: amla gold, sésamo, coco y mostaza.

Preparación
Añadí el té caliente sobre la henna en polvo, poco a poco, y fui removiendo a la vez hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos.
Una vez la pasta tenía la consistencia deseada, le añadí las 5 cucharadas de aceites y cubrí el envase con un paño dejándolo reposar unos 30 minutos.

Aplicación
Me lavé la cabeza con champú, y sobre el pelo todavía húmedo y dividido en secciones, con la ayuda de un pincel de teñir, y fui aplicando la henna templada, mechón a mechón. En algunas zonas por comodidad acabe haciéndolo directamente con las manos.
Me recogí todo el pelo con una pinza y lo cubrí con un gorro de plástico. Lo dejé actuar más de 4 horas. Los últimos 40 minutos mantuve la mezcla sobre mi cabeza sin el gorro para que el color comenzase a oxidarse con el contacto con el aire.
Enjuagué minuciosamente con agua  templada y seguidamente me puse una mascarilla hidratante por unos 30-40 minutos.

Resultados
Como ya sabéis la henna que usé de color caoba de Radhe Shyam, el color incluye un aditivo que ayuda a fijarse más el color (picramato de sodio) esto junto a las más de 4 horas de permanencia con la mezcla me dió un color rojo bastante “potente”, que aunque me gustaba, me acabó aburriendo pronto puesto que como ventaja/desventaja este tono dura muchísimo.
El mayor miedo que tenía es que mi pelo se resecase en exceso, más siendo en pleno verano, pero aplicando de inmediato mascarilla y no descuidando la hidratación diaria, no sufrí nigún percance en este aspecto.

Henna con Leche de Coco

Receta inspirda en los consejos aportados las seguidoras del blog Miss Rizos.

Ingredientes:
100gr de henna en polvo
Leche de coco (300ml aprox)
Zumo de medio limón mediano
1 Cucharada grande de aceite de oliva
1 Poquito de agua caliente (cantidad a ojo, solo si la mezcla queda demasiado espesa)

Preparación
Se mezcla la henna, con la leche de coco templada  ( la puse 40 segundos al microondas, por que la tenía en la nevera)
Como la pasta me quedó demasiado compacta, añadí un poco de agua caliente para eliminar los grumos y para finalizar le puse el zumo de limón. Tras este paso, la henna empezó a cambiar de color, pasando de verdoso a un marrón chocolate.
La cubrí con papel de aluminio para dejarla reposar durante alrededor de 8 horas.
Pasado este tiempo le añadí el aceite de oliva y removí hasta que quedase bien ligado.

Aplicación
Esta vez no me lavé el cabello, solo lo humedecí un poco para dividirlo en varios moños.
Puse la henna unos 30 segundos al microondas para que no estuviera tan fría y la fuí aplicando por cada sección, esta vez solo con las manos.
Volví a rehacerme los moños y  los cubrí con un gorro de plástico. Solo lo dejé actuar 1 hora y 45 minutos.
Retiré con agua  templada y seguidamente me puse una mascarilla hidratante durante toda la noche.

Resultados
En cuanto al color como solo quería unos leves reflejos, sin ocultar mi tono natural, castaño oscuro, quedé satisfecha. En realidad mi prioridad era que las raíces de mis canas tomasen color.
Esta vez mis rizos quedaron más abiertos y con caída, aunque como es de esperar con los tratamientos naturales, este efecto es pasajero. La leche de coco también ayuda bastante a estirar el cabello, a la vez que lo suaviza y acondiciona profundamente.
Tras esta última aplicación he notado que mi pelo ha seguido ganando brillo y sobre todo fortaleza. Sus resultados los veo incluso mejores que cuando me aplico tratamientos caseros de proteínas. Con el paso de los días y los lavados, noto las hebras más pesadas que antes, pese al encogimiento propio de mi pelo.
Quizás para la próxima vez prescinda del limón o aplique menos, puesto que la leche de coco por si sola aporta acidez suficiente.

¿Utilizas henna en el pelo? ¿Que pasos sigues para prepararla y aplicarla? ¿Que resultados has notado en tu cabello?

Henna para el cabello | Elaboración y aplicación
4 (80%) 3 votes
Share on WhatsApp

Patricia Autor

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa de cuna, con un 50% de sangre afro americana, y antepasados lejanos filipinos. Treinta y algunos años, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
En mis ratos libres me gusta pasear por el campo, andar sin rumbo por la cuidad, leer, ir a la playa a relajarme, patinar, disfrutar de mis mascotas, ver una buena peli de terror junto con mi marido, comer porquerías, bailar danza oriental, pintarme las uñas de los pies, echarme unas risas sola o acompañada sin tener un motivo.

Comentarios

    Natalia

    (4 mayo, 2014 - 8:34 pm)

    Hola! Muy buenos consejos! Te cuento que comencé a utilizar henna con té de manzanilla hace poco (van 2 veces) y no he logrado que tome bien en las canas pero sí un intenso color marrón cobrizo translúcido, ya que se siguen percibiendo los reflejos que tenía de decoloraciones antiguas. La 1ra vez la dejé poco en mi pelo, dos horas. La 2da vez la preparé muy líquida y la dejé reposar como 15 horas (habrá perdido efecto??). Esta vez me la dejé puesta casi 5 horas. Percibo, al correr los días, un tono rubio muy claro que se va revelando en las canas (mi base es castaña). Para lograr la consistencia ideal uso 100gr de henna con 150cc a 180cc de té caliente más medio pocillo de jugo de limón con vinagre de manzana. Después del reposo agrego miel, aceites de oliva y almendras y una buena cucharada de acondicionador hidratante. El cabello queda estupendo y desenredado antes del tratamiento final, inclusive! Un beso grande desde Argentina!!

Los comentarios están cerrados.