Tratamiento con aceite caliente

Este tratamiento también conocido como baño de aceite caliente, ayuda a controlar el encrespamiento,  recuperar el brillo en cabellos maltratados y secos, y sobre todo a restaurar la humedad, imprescindible para que el cabello crezca sano y sin riesgos de rotura y quiebrey asi lograr preservar la longitud de nuestra melena.

No es necesario esperar que el cabello muestre síntomas de mala salud, ya que se puede utilizar a modo preventivo.Además también ayuda a lubricar el cuero cabelludo y combatiendo, o en algunos casos mejorando, molestias y problemas, como la caspa o el descamamiento de la piel producido por sequedad. Nutre el folículo piloso, para fortalecer el cabello.

Es un tratamiento excelente durante cualquier época del año, aunque yo personalmente lo suelo hacer con más frecuencia en estas fechas frías que es cuando mi pelo más lo agradece.

Es idóneo para todo tipo de cabellos tanto cabellos naturales como procesados, exceptuando los cabellos grasos, en los que se ha de evitar aplicar el aceite sobre las raíces.

¿Como se prepara?

El proceso es muy sencillo, y por lo general económico dependiendo del aceite a usar.

Una vez seleccionado el aceite elegido (se pueden mezclar varios) se calienta al Baño María o en el microondas.

También se puede calentar directamente sobre una cocina, aunque hay que vigilar que el aceite no llegue a punto de ebullición, para no alterar sus propiedades.

Lo más cómodo para mi es calentarlos en el microondas, en un vaso o recipiente especial apto para este uso, durante 15 segundos.Antes de aplicar el aceite es necesario comprobar que no quema, por ello es preferible aplicarlo con la mano para testar la temperatura, que aplicarlos con un envase directamente sobre el cráneo.

 

imagen: Blistree

¿Como aplicarlo?

Directamente con las manos efectuando suaves masajes, saturando todo el área del cuero cabelludo con el aceite templado y seguidamente distribuyéndolo a lo largo de toda la melena, procurando que las puntas quedan bien impregnadas.
Se puede aplicar sobre el cabello húmedo o sobre el cabello seco.
En el primer caso, basta con humedecerlo con agua templada o si se prefiere se puede hacer un pequeño co wash, para a eliminar posibles residuos existentes (productos de fijación, polvo, sudor, etc…) y lograr que el cabello estémas manejable. Aunque por lo general el aceite ya hará gran parte de esta función.
Sobre el cabello seco, se aplica de la misma forma, aunque en cabellos muy densos y rizados puede resulte mas cómodo su distribución por secciones, peinando con los dedos para extender bien el aceite.

Una vez tenemos puesto el aceite sobre el pelo, hay que cubrirlo con un gorro o bolsa de plástico, y si se desea volver cubrir con una toalla caliente, o utilizar un gorro térmico (tipo Therapy Wrap).

Lo importante es mantener el calor más o menos constante, durante el tiempo que lo dejemos actuar, con 20-30 minutos es más que suficiente.

También se puede dejar actuar varias horas, o toda la noche, aunque a medida que pasa el tiempo el calor va disminuyendo.

 

¿Como retirar el aceite?

La manera más popular es enjuagar con agua tibia y lavar usando champú y acondicionador.

Conviene no enjabonarse más de una vez para no eliminar la humedad que nos ha proporcionado el aceite.Durante mucho tiempo he seguido estos pasos al pie de la letra…. sin embargo a modo particular veía una limitación, y es que teniendo el cabello natural, y siguiendo una rutina semi no-poo, como es mi caso (en invierno solo uso el champú una vez al mes), debería ajustarme y aplicar la misma frecuencia el tratamiento….¿Y si quisiera aplicarme aceite caliente más a menudo sin tener que usar champú?

La pregunta clave es ¿Sirve con co-wash, en lugar de lavar con champú?

Si, pero cierto es que depende del tipo de acondicionador que vallamos a utilizar y así como las características y textura del cabello. Veo necesario arriesgarse y probar.

El acondicionador no va a eliminar por igual el exceso de aceite, aunque tampoco interesa que este desaparezca por completo, por lo que hay que lavarlo con un producto bastante básico que no aporte aceites extras pero que ayude a retirar en su justa medida, el exceso de aceite aportado, como lo haría un champú, y consiga dejar el cabello con aspecto limpio, hidratado, suelto y sin apelmazar, ni parecer una bola de grasa.

Un acondicionador “barato”, básico, o algunos de “marca blanca”, sin muchos extras añadidos, puede cumplir perfectamente.

¿Con que frecuencia se puede aplicar este tratamiento?

La frecuencia de uso también varia en cada persona, esta sujeto a las preferencias, rutinas y sobre todo en el estado que se encuentre su cabello, su tipo de textura y grado de sequedad, considero que el ideal “estándar” está entre mínimo una vez al mes y máximo una vez a la semana.

Por ejemplo, una persona con el cabello muy débil, procesado o que utiliza muy a menudo herramientas de calor puede necesitar aplicarse este tratamiento de forma semanal.

Alguien natural, que acostumbre a seguir una rutina diaria se hidratación y cuidados preventivos, con una o como mucho dos veces al mes posiblemente tenga suficiente.

Pero lo dicho, son ejemplos relativos ….”Sin probar no se puede valorar”

¿Que aceites se pueden utilizar?

Se pueden usar todos los que queramos, solos o mezclados entre ellos, siempre que sean naturales y lo más puros posibles.

 Por ejempo: Oliva, Coco, Ricino, Argán, Sésamo, Semilla de Uva, Almendras, Germen de Trigo, Girasol, Monoï, Manteca de Karité fundida…De preferencia para mis baños de aceite caliente nunca me falta el aceite de coco, que además es capaz de penetrar en el interior de la fibra capilar y aporta un brillo increíble.

Además se pueden añadir unas gotas (2 ó 3) de aceites esenciales, sobre el aceite templado, para darle aroma al cabello y beneficiarnos de algunas de las propiedades que estos ofrecen.

Derivados del petróleo como el aceite mineral, parafina, vaselina, y también aceites con siliconas (I.C.ON India Oil, Moroccanoil, algunos aceites de la marca Dabur) no son aconsejables para este tipo de tratamientos. 

Existen tratamientos ya preparados de diferentes marcas comerciales para este uso, y en muchos salones de belleza también se hace este servicio, aunque yo nunca he probado ninguno de estos dos.

¿Sueles hacerte tratamientos de aceite caliente?

¿Que resultados más notorios has obtenido? ¿Cuales son tus aceites favoritos para este uso?

¡Cuéntanos!

Tratamiento con aceite caliente
4.3 (85%) 12 votes
Share on WhatsApp

Patricia Autor

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa de cuna, con un 50% de sangre afro americana, y antepasados lejanos filipinos. Treinta y algunos años, residente en Barcelona. Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética. En mis ratos libres me gusta pasear por el campo, andar sin rumbo por la cuidad, leer, ir a la playa a relajarme, patinar, disfrutar de mis mascotas, ver una buena peli de terror junto con mi marido, comer porquerías, bailar danza oriental, pintarme las uñas de los pies, echarme unas risas sola o acompañada sin tener un motivo.

Comentarios

    ana cristina

    (1 julio, 2014 - 12:51 am)

    Hola queria que me ayudaras? por favor yo tengo el pelo muy seco y quisiera saber que uso primero el acondicionador sin aclarado y luego el aceite para sellarlo.gracias.

      Patricia

      (4 julio, 2014 - 10:30 am)

      Hola Cristina, exacto, son los pasos correctos. En este otro post encontrarás más información sobre como hidratar y sellar correctamente. Un saludo

Los comentarios están cerrados.