Mi Experiencia en DIR

 Hoy no voy a hablar de pelo….
me salgo de la rutina para contar que hace un mes desde Bloguzz fui seleccionada como blogger para participar en la Experiencia DIR.

DIR es una cadena catalana de gimnasios que cuenta con 18 centros repartidos por Barcelona, exceptuando uno que se sitúa en Sant Cugat del Vallés, un municipio próximo.
Como tenía en mente desde hace unos meses apuntarme a uno, no me lo pensé ni un momento cuando me propusieron probar.

 

Debo reconocer que hasta la fecha era anti – gimnasios, no por temor al ejercicio, quizás por que hace ya algunos años estuve asistiendo durante unos meses a otro gimnasio, pero entre el ambiente tan enfocado hacia el culturismo y que me quedaba lejísimos de casa, perdí la motivación.

Aunque tengo el centro Dir Campus muy cercano a mi trabajo, preferí asistir al centro Dir Maragall. Una de las razones por las que me decanté por este es por que la variedad de clases colectivas me atraían mucho más, y la otra razón por que por mi horario laboral solo dispongo de tiempo libre a ultima hora de la tarde, y personalmente prefiero un centro que no se encuentre demasiado lejos de mi casa.

Gimnasio DIR
imagen DIR Maragall

Después de varios meses sin practicar danza, necesitaba recuperar mi actividad física, así que me decante por las actividades dirigidas, aprovechando que en este centro también imparten danza oriental, que me vino genial para referescarme en cuanto a movimientos básicos.

Otra de las actividades donde me lo pasé genial (y sudé de lo lindo) fue en D-Move, una combinación de ejercicios aeróbicos coreografiados con secuencias de bailes latinos, dance y ragga, divertidísimo ¡Lo recomiendo!!!
En cuanto a las instalaciones, cuenta con una sala de fitness muy completa, pese a que no hice uso de ella la recorrí y “examiné” varias veces, lo que me llamó especialmente la atención es que nunca llegué a ver cola a la hora de utilizar una máquina, cosa que en mi antiguo gimnasio ocurría con frecuencia. En general la gente daba una sensación de relajación más que de esfuerzo, ataviados con sus auriculares a la par que hacían ejercicio, escuchando música o viendo la tele.

Sala fitnesS DIR
imagen DIR Maragall – Sala Fitness

 

Además cuenta con 4 salas bastante amplias dedicadas para actividades dirigidas, dos de tamaño grande actividades de intensidad elevada y otras dos algo más pequeñas para actividades de intensidad media y baja, también cuenta con una sala para spining (Spin DIR)

No sé exactamente la capacidad de esta, ni el número de bicicletas existentes, pero al verla vacía me parecía casi imposible quedarte sin una, sin embargo al ver como espectadora por primera vez una sesión de Spin Dir “en plena acción” comprendí el exitazo de esta clase, y por qué la mayoría de veces es aconsejable reservar la bici con antelación.

La clase se desarrolla casi en penumbra, al ritmo de música cañera a todo volumen y luces de discoteca.

imagen DIR Maragall – Sala spinning

He llegado a oir de que a veces hacen sesiones ¡¡Con un dj en directo!!
Me quedé con ganas de probar esta actividad y algunas más por que no pude completar los 7 días de la invitación debido a un pequeño accidente laboral.

Otra de las áreas que más me han llamado la atención es la zona de aguas, compuesta por una gran piscina, donde puedes nadar libremente, o participar en las actividades acuáticas colectivas.

piscina DIR
imagen DIR Maragall – Piscina de hidromasaje

Y dos apetecibles piscinas de hidromasaje, eso sí, no sé si fue por el horario elegido o qué, pero los días que acudí al gimnasio siempre había un “ligero overbooking” (y hasta juraría que siempre eran las mismas personas…)

Dispone también de una zona con máquinas de vending, centro de estética y un pequeño bar – restaurante.

En cuanto a la atención a cliente, en general es bastante atenta y amable, desde el primer día tuve problemas para entrar con la invitación por los tornos de acceso, y siempre me solucionaron este problema con una sonrisa. Aunque si algo eché de menos fue un recorrido más completo por las instalaciones y detallado en cuanto al uso de las máquinas, por que la chica que me atendió solo me acompañó hasta el vestuario y me indico como llegar a las salas.

Respecto a los vestuarios son gigantes, al menos así me lo parecieron, incluso me llegué a desorientar un par de veces buscando mi taquilla. Están bastante limpios y en buen estado, aunque la zona de duchas es lo que más desentona, ya que es un poco antigua y algunas no funcionan correctamente.

Tienen unos armarios amplios, con perchas y estantes, y para cerrarlo has de tener tu propio candado, al principio me pareció un poco cutre este sistema, pero una vez lo probé me pareció mucho más cómodo que las taquillas que funcionan con monedas. Además si llevas un candado de clave numérica, mejor que mejor, así te olvidas de llevar la llave encima, con el riesgo de que se te pierda.

En general son muy completos, para mi gusto no les falta de nada, tienen sauna de vapor, báscula gratuita, dispensadores en cada ducha con jabón de la marca Sanex y champú y acondicionador de la marca Naturaleza y Vida (por cierto el acondicionador me gustó bastante para co-wash,  ¿lo conoces?) y la zona de tocador está equipada con secador de mano, espejos de aumento y banquetas para que puedas maquillarte y arreglarte cómodamente.

Y lo mejor de todo, no tienes que cargar con la toalla por que al entrar te prestan una toalla de baño y otra pequeña para usar en las salas de ejercicios.
Otro detalle que puede parece insignificante pero que es muy útil es el dispensador de bolsitas de plástico para guardar la ropa interior sucia o el bañador mojado.

Y hasta aquí mi experiencia en DIR, sin duda bastante positiva, pese a no haber podido vivirla al completo.

Y tú, ¿Vas regularmente al gimnasio? ¿Conoces DIR?


Mi Experiencia en DIR
¿Te ha gustado? ¡Valóralo!
Share on WhatsApp

Patricia Autor

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa de cuna, con un 50% de sangre afro americana, y antepasados lejanos filipinos. Treinta y algunos años, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
En mis ratos libres me gusta pasear por el campo, andar sin rumbo por la cuidad, leer, ir a la playa a relajarme, patinar, disfrutar de mis mascotas, ver una buena peli de terror junto con mi marido, comer porquerías, bailar danza oriental, pintarme las uñas de los pies, echarme unas risas sola o acompañada sin tener un motivo.