Como Lavar Las Trenzas

A petición de Taina de Afrolatinas y por que hace mucho tiempo había prometido hablar del tema hoy voy a dedicar este post al lavado de las trenzas.
Desde hace 15 años eventualmente (1 ó 2 veces al año) llevo trenzas con cabello sintético, aunque reconozco que hasta hace 4 años no le daba demasiado importancia al lavado y lo hacía de la manera convencional, que también es una forma válida de lavar el pelo trenzado, para quien le funcione bien. Yo en mi caso acababa perdiendo muchas trenzas  y mis raíces  con mucho frizz, tras cada lavado.
Después de mucho investigar, aunque “cada maestrillo tiene su librillo” casi todas las fuentes consultadas, me han llevado a seguir el lavado por secciones, que sin duda es el que más efectivo me ha resultado para mantener las trenzas limpias. 
Existen otros métodos como el lavado en seco con productos específicos para ello, o la higienización del cuero cabelludo utilizando bicarbonato sódico, personalmente conozco la teoría, pero no he utilizado ninguno de estos dos, como no descarto probarlos con mis próximas trenzas,  mientras tanto agradezco cualquier recomendación o experiencia, en referencia a su uso.
Frecuencia de lavado
No existe una frecuencia “correcta”. Va en función de cada persona y sus hábitos, entre 15-30 días, es lo más habitual.
Lavar las trenzas muy a menudo les da una apariencia de desgastadas.
Por el contrario no lavarlas nunca,  yo personalmente no lo recomiendo si van a llevarse más de un mes,  por que además de la falta de higiene que supone, puede estropearlas antes y provocar daños al cabello real. 
Formas de lavado
Lavado completo: 
Se lava todo el cabello incluyendo el cuero cabelludo, que es la parte más delicada a la hora de lavar las trenzas. Se suele hacer cada 2 ó 3 semanas.
Lavado parcial superior:
Este lavado solo se centra en el cuero cabelludo y la base de las trenzas, que es donde más residuos se acumulan y de no limpiarse pueden generar caspa, picores y hasta hongos. Al igual que el lavado completo la frecuencia habitual suele ser cada 2 ó 3 semanas.
Lavado parcial inferior:
Lo opuesto al anterior, solo se lava desde la media melena hasta las puntas, se puede hacer con la frecuencia que se desee, generalmente semanal. La función de este lavado es básicamente refrescar el cabello, eliminar los malos olores y partículas de polvo, que a veces se quedan adheridos alo largo de la longitud de las trenzas.
Lavado completo por secciones, paso a paso
Aunque puede resultar un poco entretenido, el lavado por secciones, frente al lavado convencional, permite llegar más fácilmente al cuero cabelludo y alrededores  de la base de las trenzas, garantizando una limpieza eficiente.
Además las trenzas mojadas, especialmente de tamaño medio a muy grueso pueden aumentar considerablemente su peso, creando una excesiva carga sobre el cuero cabelludo, que puede desencadenar en quiebre, debilitamiento y  arrancamiento de pelo desde la raíz o incluso la pérdida de la trenza entera.  Por lo que con esta pauta de lavado se evita permanecer mucho tiempo con todo el cabello mojado.
Este es el procedimiento que uso yo:
Se divide la melena trenzada 4 o más secciones y con cada sección se hace una coleta o trenza gruesa, no muy apretada ni tirante. El proceso consiste en lavar cada área de forma independiente.
Se suelta una sección, se humedece con agua templada y  sobre el cuero cabelludo y la base de las trenzas se aplica un champú diluido en agua.
Con ayuda de los dedos se extiende el champú, masajeando con sumo cuidado alrededor de cada una trenzas, hasta que creamos conveniente. Repetir este paso si se desea, previo aclarado
Una vez  que ya esta limpio el cuero cabelludo, se procede a aplicar más champú diluido en el resto de la longitud de trenzas de esa sección (de medios a puntas).
Durante el enjabonado de las trenzas es mejor no hacer movimientos deslizantes ni frotar, preferiblemente estrujar suavemente, así se evita bastante que alguna trenza se afloje y acabe cayéndose, y además estéticamente nos durarán más tiempo “presentables” y sin demasiados pelitos sueltos.
Aclarar y escurrir el exceso de agua, estrujando suavemente y volver a hacer una coleta o trenza gruesa, para separar la sección limpia del resto.
Repetir todos los pasos con cada una de las secciones.
Consejo:
Evitar el lavado en posturas que supongan estar inclinando con dorso hacia delante y la cabeza hacia abajo para no sufrir tirantez por el peso de las trenzas mojadas. Es preferible hacerlo en posición vertical, aprovechando el momento para la ducha.
Secado
Tras el lavado lo primero es quitar el máximo posible de agua de las trenzas, envolviendo todo el cabello en una toalla a modo de rollo o turbante, mejor si esta es de microfibra, ya que absorbe más y reduce el frizz, permaneciendo con ella sin frotar unos15 minutos.
Verificar el estado de las trenzas, si hay alguna en mal estado o a punto de caerse, es mejor deshacerla y reponerla en otro momento.
Aplicar un producto tipo acondicionador leave-in (sin aclarado) que nos proporcione la hidratación necesaria (no hay que olvidar  de que cabello real aunque  no esté visible por estar entrelazado con el sintético, sigue ahí y  requiere sus cuidados habituales).
Si se desea, aplicar un poco de gel de fijación en las zonas donde halla tendencia a encresparse el cabello.
También se puede aplicar algún spray protector térmico si el leave-in no incluye esta protección.
A continuación secar con secador, de la forma que se prefiera, manteniendo cierta distancia y una temperatura media, especialmente si el pelo sintético utilizado no aguanta temperaturas muy altas (se ablanda mucho con el calor).
  

?

 Secándome las trenzas: Utilizo un pelo sintético que al pasarle el secador se vuelve más liso y con más caída, creando un efecto bastante natural.

?

Si la temperatura exterior lo permite, se puede dejar secar al aire, siempre asegurándonos de que al final del día, antes de acostarnos, el cabello está completamente seco.
De lo contrario unas trenzas húmedas pueden dar lugar al crecimiento de bacterias y moho.
Productos
Champú:
Los champús convencionales pueden resultar demasiado densos para los cabellos trenzados, dificultando su deslizamiento por zonas complicadas como las divisiones y huecos entre las trenzas.
Se recomienda diluir el champú en agua: 1 parte de champú por cada 3 partes de agua. Para mayor comodidad se puede aplicar con ayuda de una botella tipo spray o un envase con boquilla de punta, que facilita su aplicación en las raíces y cuero cabelludo.
Preferiblemente usar un champú sin sulfato.
Acondicionador:
Evitar acondicionadores en crema, ya que pueden dejar acumulación de residuos en la base y producir enredos. Se recomienda usar acondicionadores sin aclarado con textura líquida. Son interesantes aquellos que además protegen del calor.
Gel fijador:
Aunque no lo considero imprescindible, ayuda bastante a controlar el encrespamiento  y disciplinar esos pelitos rebeldes que se salen de su sitio. Son adecuados los geles sin alcohol, que no dejen residuos, y que fijen suavemente sin acartonar.
Productos con siliconas:
En algunos blogs recomiendan evitar su uso durante los periodos con trenzas sintéticas por que por su textura resbaladiza, pueden provocar deslizamiento y/o caída de las mismas.
Posts relacionados:
¿Que rutinas de lavado seguís con el cabello trenzado? ¿Habéis probado el lavado en seco?
Como Lavar Las Trenzas
3.3 (66.67%) 6 votes
Share on WhatsApp
Patricia

Patricia

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa, residente en Barcelona.
Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética.
Patricia