Aceite de mostaza KTC (mustard oil)

Hace poco descubrí cerca de mi casa un supermercado regentado por una familia de pakistaníes, allí tienen casi todos los aceites para el cuidado del cabello que compré semanas atrás en el centro de la cuidad.
Y como no me pude resistir a la tentación, me llevé el único aceite diferente al resto de todos los que tengo.

Mustard Oil (aceite de mostaza) de la marca KTC 100% puro.
La verdad es que lo cojí un poco a ciegas, puesto que nunca había oído hablar de este aceite para su uso cosmético capilar ni otros posibles usos que pudieran existir.
Este en concreto ya indica en una etiqueta adicional que es solo para uso cosmético y su fecha de caducidad.

La primera impresión no fue buena, la verdad, su olor es fuerte, a mostaza, se que es obvio, pero pensé que a lo mejor al tratarse de un aceite su olor sería más sutil.
Una vez aplicado en el cabello (lo usé como pre-poo 30 minutos), no tuve la sensación de que desprendiera tanto olor, y al aclararlo y usar mi acondicionador habitual (Les Karités) este olor desapareció.
Es un aceite bastante denso, similar al de oliva, y de color ámbar.
El uso regular y prolongado de este aceite en el cabello previene la caida y la aparición de canas.
Yo de momento en un solo uso, los únicos resultados que pude percibir es que mi cabello quedo muy hidratado, y me no me costó mucho eliminarlo como me pasa con el de oliva.

La botella es similar a otros ya mostrados aquí como el de Jasmine y Sésamo, salvo que el contenido es mayor 500ml y su precio 1,99€

Aceite de mostaza KTC (mustard oil)
¿Te ha gustado? ¡Valóralo!
Share on WhatsApp

Patricia Autor

Por los mundos afro me conocen como Tris. Soy aragonesa de cuna, con un 50% de sangre afro americana, y antepasados lejanos filipinos. Treinta y algunos años, residente en Barcelona. Decidí crear AfroHair en el 2008, durante mi periodo de transición hacia el cabello natural, con el objetivo de aprender y compartir conocimientos sobre el cabello afro. También me gusta todo relacionado con la belleza y cosmética. En mis ratos libres me gusta pasear por el campo, andar sin rumbo por la cuidad, leer, ir a la playa a relajarme, patinar, disfrutar de mis mascotas, ver una buena peli de terror junto con mi marido, comer porquerías, bailar danza oriental, pintarme las uñas de los pies, echarme unas risas sola o acompañada sin tener un motivo.